No hay quien no se estremezca en Venezuela y el mundo con el sonido que caracteriza a la agrupación Tambores de San Millán, reconocida por su lucha en pro de la cultura.

Su inigualable golpe de tambor, sangueos y parrandas han hecho bailar a más de uno en sus 40 años de existencia. Esta agrupación es patrimonio musical de Venezuela, patrimonio cultural del Caribe y patrimonio de los “pueblos de nuestra América”.

Estos honores son tan solo un tributo a una agrupación porteña cuyo retumbar del tambor se ha sentido dentro y fuera de nuestra nación. Tambores de San Millán tiene varias grabaciones discográficas, tituladas: Raíces, Puro tambor puro, Parrandeando, Ruge con San Millán, Toquen los tambores, San Millán internacional, entre otras.

Esta “escuela” está integrada por los pobladores del barrio San Millán, bajo la batuta del gran Hernán Villanueva y Nancy Hernández.
Durante años el compromiso con la cultura y tradiciones porteñas, así como la disciplina, constancia y tenacidad, han sido los principales requisitos para pertenecer a esta agrupación, que año tras año llena de regocijo a cada uno de los habitantes de la conocida “ciudad cordial” o “tierra mágica” de Venezuela.

San Millán ha sido tres veces patrimonio cultural

La agrupación Tambores de San Millán es también patrimonio cultural de Puerto Cabello y musical de Venezuela.Este significativo galardón, “patrimonio de los pueblos de nuestra América”, fue entregado hace más de dos años por la Fundación Casa de la Cultura Caribeña (Funca-Caribe), tributo que le fue concedido gracias a la constancia y dedicación por rescatar y mantener las tradiciones de la región.

Hernán Villanueva, director del grupo cultural, contó que el premio fue otorgado a la agrupación por promover la cultura autóctona. “Para nosotros fue un orgullo y un honor recibirlo, ya que constituye una fuente de inspiración para seguir proyectando, difundiendo y dignificando la música cultural afrodescendiente”.

Explicó que el reconocimiento fue entregado por Funca-Caribe, presidido por Rubén Cantillo, organización con sedes en Cuba, Puerto Rico, Panamá, y Venezuela, donde funciona desde entonces en la Casa del Tambor, ubicada en el sector San Millán de este municipio.

Un compromiso que se mantendrá

Para Hernán Villanueva, seguir rescatando la cultura y las tradiciones culturales en esta ciudad es un compromiso que “se seguirá manteniendo” con el transcurrir del tiempo.

Por ello seguirán trabajando día a día para que una vez más el retumbar del tambor que suena desde San Millán pueda estremecer el mundo. “Seguiremos trabajando día a día para rescatar la cultura en este municipio, y para llenar de satisfacciones a cada uno de nuestros habitantes, que año tras año nos apoyan y se sienten orgullosos de lo que hacemos”.